Monthly Archives: 30 de junio de 2015

Civic Stack: Acción ciudadana + Inteligencia colectiva

Cuando al concepto de tecnologías cívicas (herramientas o servicios que favorecen la acción ciudadana, la transparencia y la democracia) se le incorpora el concepto de código abierto (código fuente de un programa que puede ser utilizado, mejorado, reescrito y/o redistribuido libremente), se eliminan efectivamente todas las barreras para la replicación de las acciones sociales. Una experiencia exitosa de movilización social (basada en el uso de tecnologías cívicas) puede ser reproducida sin costo desde una comunidad hacia otras, desde un país hacia muchos otros, desde un continente hacia todos los demás. Esta es la máxima expresión del empoderamiento que las tecnologías web otorgan a los ciudadanos. Y esto es exactamente Civic Stack: una biblioteca abierta de programas y plataformas web de código abierto y vocación cívica que está disponible para todas las personas y movimientos sociales que lo requieran.

Una de las ventajas del código abierto es el acceso a una información organizada, clara. Ese es uno de los propósitos de Civic Stack: ser un espacio donde juntarnos y compartir herramientas cívicas de distintos países y organizaciones para que podamos adaptarlas y utilizarlas en el lugar donde vivimos. Las aplicaciones que figuran en este repositorio han sido desarrolladas por ciudadanos, organizaciones o gobiernos que buscan ampliar la participación democrática e innovar en las soluciones a problemas que aquejan a nuestras sociedades.

La Biblioteca Vaticana es una de las más antiguas del mundo. Fundada a mediados de siglo XV, acoge documentos de gran valor histórico, que están en proceso de digitalización para asegurar su persistencia a través del tiempo. Para esta tarea los responsables solo confían en la tecnología de código abierto y los formatos abiertos. “En nuestros centros de datos utilizamos software Open Source y compartimos experiencias con otras comunidades científicas”, afirmó Luciano Ammenti, responsable de IT de la Biblioteca Vaticana, durante su participación en la conferencia EMC World,  realizada en Las Vegas en mayo de este año. “Es un privilegio usar soluciones Open Source”.

El objetivo de Civic Stack es dar un fácil acceso a las herramientas cívicas digitales ya disponibles, para que organizaciones activistas puedan incentivar la participación ciudadana o fortalecer sus procesos organizativos y de toma de decisiones.  Al mismo tiempo, permite que las organizaciones que desarrollan tecnología se basen en el trabajo de otros; que construyan sus soluciones sobre el trabajo de otros.  Esta fue la idea que motivó a Democracia en Red y Asuntos del Sur (los creadores de la biblioteca) a desarrollar Civic Stack.  No reinventar la rueda, sino optimizar su funcionamiento.

Imagen de cómo se ven organizadas las aplicaciones y sitios en la Biblioteca de Civic Stack

Imagen de cómo se ven organizadas las aplicaciones y sitios en la Biblioteca de Civic Stack

Civic Stack ofrece información útil sobre cada herramienta: muestra en un formato muy simple y sintético los objetivos de cada proyecto, sus alcances, su origen. Y, para los que quieren saber más, ofrece el repositorio de GitHub de cada aplicación. GitHub es una plataforma online para el intercambio y la construcción colectiva de programas de código abierto.

Varias de las iniciativas que nuestro Fondo Acelerador apoya tienen su sitio en la plataforma de CivicStack

Varias de las iniciativas que nuestro Fondo Acelerador apoya tienen su sitio en la plataforma de CivicStack

Pero hay más. Civic Stack es una plataforma de crowdsourced data, es decir, información para todos y entre todos, y las organizaciones pueden crear sus propios perfiles y cargar sus propias herramientas. El valor del trabajo colaborativo de crowdsourcing data es  ayudar a capturar, sistematizar y analizar grandes cantidades de datos que, de otro modo, aparecen dispersos en la Red, sin enriquecerse del aporte y del aprendizaje de otras iniciativas similares.

Además, la plataforma de Civic Stack permite la replicabilidad, porque promueve el fácil acceso a las herramientas cívicas digitales para que organizaciones activistas puedan incentivar a la participación ciudadana o fortalecer sus procesos organizativos y de toma de decisiones. Además, las alianzas y articulaciones disminuyen los costos (económicos, de transacción, de operación, etc.) de la apertura de los datos.

Vivimos en una sociedad con recursos limitados. Por este motivo, no podemos darnos el lujo de rehacerlo todo continuamente, sobre todo teniendo en cuenta que el éxito de los proyectos se da al actuar no competitivamente, sino colaborativamente.

El Fondo Acelerador en el Foro de GPSA sobre aprendizaje organizacional

POST

Aprendiendo a aprender

La información es uno de los pocos bienes que, cuando se utiliza intensamente y se comparte con los demás, se multiplica. Dicho de otra manera, cada vez que intercambiamos información hacemos que nosotros (y el resto del mundo) seamos “más ricos”. Privatizar el conocimiento, por lo tanto, puede parecer una salvaguarda del capital intelectual, cuando lo que en realidad se hace es destruir riqueza para evitar que otros participen de ella; una actitud mezquina y autodestructiva. La libre circulación de la información y el conocimiento es -por este motivo- uno de los principios rectores de los movimientos que impulsan el acceso a la información como un derecho humano básico.

En este sentido, las organizaciones integrantes de Fondo Acelerador –comprometidas con el libre acceso a la información- participarán del Foro sobre Aprendizaje Organizacional impulsado por la Global Partnership for Social Accountability (GPSA), la Transparency and Accountability Initiative (T/AI) y Fundar del 3 al 24 de junio. Dicho Foro explora cómo generar más y mejor conocimiento en las organizaciones, particularmente en las que reciben financiamiento para realizar diversos proyectos de cambio social.

Para las organizaciones comprometidas con la mejora de servicios, el cambio social, la gobernanza, la igualdad y el acceso a derechos son imprescindibles enfoques flexibles y adaptables, basados en el conocimiento permanente. Durante la implementación de los proyectos, cada actividad genera nuevos aprendizajes que pueden ser incorporados en las actividades futuras o que pueden ser ejes para repensar los objetivos del proyecto.

El aprendizaje continuo también es prioridad para las organizaciones que financian estos proyectos. Sin embargo, muchas veces el financiamiento externo fuerza a las organizaciones a desarrollar proyectos lineales y rígidos, que no dan lugar al aprendizaje.

No solo las organizaciones sociales necesitan el aprendizaje organizacional para incrementar su capacidad de cambio. La buena noticia es que las entidades que financian estos proyectos tienen ganas de aprender y de apoyar el aprendizaje, y que numerosos fondos están implementando estrategias innovadoras para propiciar el crecimiento de las organizaciones que apoyan.

El Fondo Acelerador participará en este Foro para explorar vías de mejorar el aprendizaje dentro de nuestro entorno organizacional. El debate se organizará en torno a tres preguntas disparadoras:

  1. ¿Cuáles son algunos ejemplos de innovación en las prácticas para el aprendizaje que forman parte de su organización?
  2. ¿Qué tipo de aprendizaje se generó?
  3. ¿Por qué se priorizó este tipo de aprendizaje? ¿Cómo fue implementado?

Buscamos capitalizar nuestra experiencia a través del contacto con otros actores que estén desarrollando iniciativas similares. ¡Estamos seguros de que será una gran oportunidad para escuchar muchos consejos nuevos! Y nos comprometemos a difundir estos mensajes entre los proyectos que apoyamos. Porque de eso se trata este Foro: de aprender a aprender.

El Foro está organizado por:

GPSA, plataforma de aprendizaje cuyo objetivo es brindar apoyo estratégico a organizaciones de la sociedad civil para mejorar la gobernanza y la provisión de servicios.

T/AI (Transparency and Accountability Initiative), entidad dedicada a aumentar el impacto y la escala de las acciones por la transparencia y la responsabilidad.

Fundar, organización mexicana que busca consolidar una democracia sustantiva basada en los principios de horizontalidad y transparencia.

Latinoamérica construye el futuro de los Datos Abiertos

«Con la ayuda de los medios electrónicos, iniciamos una dinámica por la cual todas las categorías anteriores (…) incluidas las ciudades, podrán traducirse en sistemas de información».

Marshall McLuhan

  Imagen1

Imagen cortesía de Open Data Conference Ottawa

El acceso a la información pública construye ciudadanía. Empodera a los ciudadanos y les permite intervenir en sus realidades, ayudando a combatir la inoperancia estatal, la corrupción, la inseguridad, la pobreza, la inequidad y otros males que aquejan a nuestras sociedades. Los datos abiertos inciden positivamente sobre los gobiernos, sobre la economía, sobre la sociedad en general. Son la herramienta de trabajo más poderosa con que cuentan las comunidades. El acceso a la información pública transforma a las personas en ciudadanos capaces de defender sus derechos y libertades; capaces de hacer valer su dignidad. La promoción de los Datos Abiertos es, por lo tanto, una de las mejores estrategias para fortalecer la participación activa, para lograr gobiernos más transparentes y sociedades más justas. Este es el marco bajo el cual se desarrolló la 3ra. Conferencia global de datos abiertos (OpenDataCon) realizada en Ottawa los días 24 a 29 de mayo. En dicho evento, a través de talleres de trabajo colaborativo, sesiones plenarias, paneles y debates se definió los ocho ejes la agenda de los Datos Abiertos para el futuro:

  1. Redacción de una Carta del International Open Data
  2. Fortalecimiento del liderazgo de Open Data en los gobiernos
  3. Consolidación de buenas prácticas en los datos abiertos
  4. Estandarización de los datos
  5. Innovación de datos abiertos de interés público
  6. Potenciación del valor económico de los datos abiertos
  7. Medición de impacto del uso de datos abiertos
  8. Desarrollo de capacidades para el trabajo con datos abiertos

La participación de América Latina

Durante esta semana de trabajo, la participación latinoamericana fue muy importante. Los principales referentes del movimiento de los datos abiertos en la región narraron sus avances y contribuyeron con sus conocimientos y experiencias a la definición de los planes de trabajo hacia el futuro. El Fondo Acelerador de Innovaciones Cívicas fue uno de los protagonistas tanto los paneles principales de la Conferencia como en los eventos paralelos (la Desconferencia y el Simposio de Investigación, por ejemplo), que contaron con la masiva presencia de actores de esta región.

En participativas sesiones, pudo apreciarse que, a pesar de las diferencias, hay también preocupaciones comunes que invitan a la cooperación y a la acción conjunta. Algunas de estas cuestiones, como la propuesta de gobiernos abiertos, la medición del impacto de estas estrategias, el financiamiento de proyectos de datos abiertos, la justicia y los parlamentos abiertos, fueron analizadas y debatidas extensamente.  Se probó también que las alianzas y articulaciones  son el medio más eficiente para contribuir con la apertura de los datos. El auditorio coincidió en que el fortalecimiento de las comunidades locales de datos abiertos es una estrategia eficaz para favorecer el impacto.

La región propone una discusión profunda sobre los datos abiertos y su uso. Por ello, diferentes actores regionales participaron en un almuerzo abierto, donde se expusieron los avances pensando en los eventos que vienen. En septiembre, Santiago será la ciudad anfitriona de Abrelatam y Condatos. ¡Estos dos eventos serán una gran oportunidad para seguir promoviendo la revolución de datos!

En primera persona: la participación del Fondo Acelerador de Innovaciones Cívicas

El Fondo Cívico de la Fundación Avina, la aplicación atuservicio.uy de Data Uruguay y los equipos de Codeando México participaron en diferentes espacios de la conferencia.

Sobre temas de transparencia y de rendición de cuentas, la organización Ciudadano Inteligente  repasó su experiencia de trabajo en Chile. El mensaje más relevante es que las ciudades no deben desatender los datos generados por la propia ciudadanía, ya que la información es una oportunidad de generar riqueza social, ambiental y económica.

Jazmín Acuña, de TEDIC, narró la experiencia de esta iniciativa de asociaciones cuyo fundamento es la creación, difusión y promoción de bienes o recursos compartidos o de propiedad común con otros colectivos, especialmente los movimientos de base sin fines de lucro y la red informal entre ellos. TEDIC funciona como un facilitador para el trabajo de activistas, iniciativas y proyectos basados en Bienes Comunes en Paraguay

Paula Alzualde, Coordinadora Regional de DAL (Desarrollando América Latina) y Directora de Educación y Datos Abiertos de Wingu, presentó la plataforma “Caminos de la Villa”, cuyo objetivo es achicar las desigualdades en las villas de la Ciudad de Buenos Aires. Explicó de qué manera el uso de los datos abiertos en este proyecto está representado por los pedidos de acceso a la información pública que se generen a través de los reclamos vecinales.

En el Simposio de Investigación, Juan Belbis compartió las investigaciones impulsadas por la Iniciativa Latinoamericana por los Datos Abiertos (ILDA). Conferencias como esta favorecen la difusión y el intercambio y son prueba de que  la gestión del conocimiento generado favorece la replicabilidad y amplía la escala de las acciones basadas en datos abiertos.

¡Se trató de una semana especialmente importante para nuestra comunidad!

Si te interesa saber más, podés seguir el desarrollo de la discusión participativa en Twitter (#IODC15) y en la página de la conferencia.

Imagen2

En las primeras dos fotos figuran Sheba Najmi (Code for Pakistan), Jen Bramley (mySociety and Poplus), TH Schee (Code for Tomorrow), Lucía Abelenda (Fundación Avina), Julia Kloiber (Code for Germany), y Justin Arenstein (Code for Africa). En la última foto figuran José Alonso (World Wide Web Foundation), Liz Carolan (The Open Data Institute), James McKinney (Open North’s), Harpinder Collacot (Development Initiatives), Sander van der Waal (Open Knowledge), Maurice McNaughton (Caribbean Open Institute), Barbara Ubaldi (OECD), y Marcio Vasconcelos (Fundación Avina)