Latinoamérica construye el futuro de los Datos Abiertos

«Con la ayuda de los medios electrónicos, iniciamos una dinámica por la cual todas las categorías anteriores (…) incluidas las ciudades, podrán traducirse en sistemas de información».

Marshall McLuhan

  Imagen1

Imagen cortesía de Open Data Conference Ottawa

El acceso a la información pública construye ciudadanía. Empodera a los ciudadanos y les permite intervenir en sus realidades, ayudando a combatir la inoperancia estatal, la corrupción, la inseguridad, la pobreza, la inequidad y otros males que aquejan a nuestras sociedades. Los datos abiertos inciden positivamente sobre los gobiernos, sobre la economía, sobre la sociedad en general. Son la herramienta de trabajo más poderosa con que cuentan las comunidades. El acceso a la información pública transforma a las personas en ciudadanos capaces de defender sus derechos y libertades; capaces de hacer valer su dignidad. La promoción de los Datos Abiertos es, por lo tanto, una de las mejores estrategias para fortalecer la participación activa, para lograr gobiernos más transparentes y sociedades más justas. Este es el marco bajo el cual se desarrolló la 3ra. Conferencia global de datos abiertos (OpenDataCon) realizada en Ottawa los días 24 a 29 de mayo. En dicho evento, a través de talleres de trabajo colaborativo, sesiones plenarias, paneles y debates se definió los ocho ejes la agenda de los Datos Abiertos para el futuro:

  1. Redacción de una Carta del International Open Data
  2. Fortalecimiento del liderazgo de Open Data en los gobiernos
  3. Consolidación de buenas prácticas en los datos abiertos
  4. Estandarización de los datos
  5. Innovación de datos abiertos de interés público
  6. Potenciación del valor económico de los datos abiertos
  7. Medición de impacto del uso de datos abiertos
  8. Desarrollo de capacidades para el trabajo con datos abiertos

La participación de América Latina

Durante esta semana de trabajo, la participación latinoamericana fue muy importante. Los principales referentes del movimiento de los datos abiertos en la región narraron sus avances y contribuyeron con sus conocimientos y experiencias a la definición de los planes de trabajo hacia el futuro. El Fondo Acelerador de Innovaciones Cívicas fue uno de los protagonistas tanto los paneles principales de la Conferencia como en los eventos paralelos (la Desconferencia y el Simposio de Investigación, por ejemplo), que contaron con la masiva presencia de actores de esta región.

En participativas sesiones, pudo apreciarse que, a pesar de las diferencias, hay también preocupaciones comunes que invitan a la cooperación y a la acción conjunta. Algunas de estas cuestiones, como la propuesta de gobiernos abiertos, la medición del impacto de estas estrategias, el financiamiento de proyectos de datos abiertos, la justicia y los parlamentos abiertos, fueron analizadas y debatidas extensamente.  Se probó también que las alianzas y articulaciones  son el medio más eficiente para contribuir con la apertura de los datos. El auditorio coincidió en que el fortalecimiento de las comunidades locales de datos abiertos es una estrategia eficaz para favorecer el impacto.

La región propone una discusión profunda sobre los datos abiertos y su uso. Por ello, diferentes actores regionales participaron en un almuerzo abierto, donde se expusieron los avances pensando en los eventos que vienen. En septiembre, Santiago será la ciudad anfitriona de Abrelatam y Condatos. ¡Estos dos eventos serán una gran oportunidad para seguir promoviendo la revolución de datos!

En primera persona: la participación del Fondo Acelerador de Innovaciones Cívicas

El Fondo Cívico de la Fundación Avina, la aplicación atuservicio.uy de Data Uruguay y los equipos de Codeando México participaron en diferentes espacios de la conferencia.

Sobre temas de transparencia y de rendición de cuentas, la organización Ciudadano Inteligente  repasó su experiencia de trabajo en Chile. El mensaje más relevante es que las ciudades no deben desatender los datos generados por la propia ciudadanía, ya que la información es una oportunidad de generar riqueza social, ambiental y económica.

Jazmín Acuña, de TEDIC, narró la experiencia de esta iniciativa de asociaciones cuyo fundamento es la creación, difusión y promoción de bienes o recursos compartidos o de propiedad común con otros colectivos, especialmente los movimientos de base sin fines de lucro y la red informal entre ellos. TEDIC funciona como un facilitador para el trabajo de activistas, iniciativas y proyectos basados en Bienes Comunes en Paraguay

Paula Alzualde, Coordinadora Regional de DAL (Desarrollando América Latina) y Directora de Educación y Datos Abiertos de Wingu, presentó la plataforma “Caminos de la Villa”, cuyo objetivo es achicar las desigualdades en las villas de la Ciudad de Buenos Aires. Explicó de qué manera el uso de los datos abiertos en este proyecto está representado por los pedidos de acceso a la información pública que se generen a través de los reclamos vecinales.

En el Simposio de Investigación, Juan Belbis compartió las investigaciones impulsadas por la Iniciativa Latinoamericana por los Datos Abiertos (ILDA). Conferencias como esta favorecen la difusión y el intercambio y son prueba de que  la gestión del conocimiento generado favorece la replicabilidad y amplía la escala de las acciones basadas en datos abiertos.

¡Se trató de una semana especialmente importante para nuestra comunidad!

Si te interesa saber más, podés seguir el desarrollo de la discusión participativa en Twitter (#IODC15) y en la página de la conferencia.

Imagen2

En las primeras dos fotos figuran Sheba Najmi (Code for Pakistan), Jen Bramley (mySociety and Poplus), TH Schee (Code for Tomorrow), Lucía Abelenda (Fundación Avina), Julia Kloiber (Code for Germany), y Justin Arenstein (Code for Africa). En la última foto figuran José Alonso (World Wide Web Foundation), Liz Carolan (The Open Data Institute), James McKinney (Open North’s), Harpinder Collacot (Development Initiatives), Sander van der Waal (Open Knowledge), Maurice McNaughton (Caribbean Open Institute), Barbara Ubaldi (OECD), y Marcio Vasconcelos (Fundación Avina)