Monthly Archives: 25 de abril de 2016

El ciudadano como un datero: DATEA y una plataforma multiusuario

Datea, creado por La Factura y apoyado por el Fondo Acelarador de Innovaciones Cívicas (Fundación Avina y Omidyar Network), es un espacio para que el ciudadano comparta con su comunidad los datos que considera útiles. En la mirada de DATEA, cada usuario es un datero que conoce bien algún aspecto de la ciudad en la que vive y cree que esta información será útil para otros que, como él, deben transitar las calles a diario.

El ciudadano datero sabe que la vida urbana puede ser más fácil si se tiene más información. Además, busca soluciones colectivamente, generando mapas temáticos que georreferencien cuestiones muy específicas.

¿Datero se nace o se hace?

El datero quiere compartir la información que considera relevante, ponerla en común con otros ciudadanos que pueden aprovecharla al igual que él. Sin embargo, que domine esta información no significa necesariamente que sepa cómo compartirla con aquellos que la necesitan.

Para ello, la Factura volcó toda su experiencia en el desarrollo de plataformas multiusuario y desarrolló DATEA como un entorno amigable de participación. Los usuarios de la plataforma pueden crear acciones participativas y luego administrar, visualizar y difundir los resultados del proceso a través de distintos medios, como las redes sociales.

La primera versión de DATEA fue desarrollada en 2010 y para mapear el sistema de buses conocido como “El Metropolitano” en Lima. Esta iniciativa obtuvo visibilidad en medios locales y nacionales y DATEA se consolidó en la sociedad como una experiencia innovadora de uso de tecnologías para el ejercicio de una ciudadanía participativa. Dos años más tarde, DATEA comenzó a identificar obstáculos en el espacio público para las personas con movilidad limitada. Esta fase permitió que los usuarios generen sus propios mapas e incluyó versiones para Iphone y para Android.

Código libre para una plataforma más democrática

El aplicativo de mapeo participativo está basado en un software libre, de código abierto, que puede ser re-utilizado y adaptado con libertad. Así, las herramientas DATEA tienen como público objetivo un espectro amplio que incluye a los gobiernos locales y a las organizaciones de la sociedad civil, que pueden contar con los datos que los ciudadanos mismos vuelcan en la plataforma. Al ser usado para mapear las ciclovías de la ciudad de Lima (en 2011, con el apoyo del Banco Mundial), el proyecto incluyó el desarrollo de un panel de administración para la Municipalidad de Miraflores, y así puede dar respuesta los reclamos que ciudadanos datean en la plataforma.

Más allá del desarrollo tecnológico, este tipo de iniciativas requieren de una estrategia de comunicación para incrementar el uso e impacto de la herramienta en el público general, y entre las organizaciones del tercer sector u organismos del sector público.

El Fondo Acelerador de Innovaciones Cívicas cree que el desarrollo de una campaña de innovación cívica puede producir cambios en la conducta del gobierno y mejoras en la calidad de vida de la población. Para ello, considera fundamental una campaña de difusión tan masiva que llegue a todos los posibles usuarios de la plataforma, les acerque la herramienta, les dé claras instrucciones de uso.

Con el hashtag #DateaTuCiudad, DATEA lanzó un video en el que invita a los ciudadanos a compartir datos útiles con la comunidad. El video contiene claras instrucciones para que aquel que no ha experimentado el mapeo participativo lo haga por primera vez, en muy simples pasos: “Un dateo puede consistir en un texto, foto, enlace o archivo adjunto, le pones una etiqueta de acuerdo al tema, lo ubicas en un mapa y así de fácil creaste tu primer dateo”. Un paso a paso para acceder fácilmente a una plataforma creada para y por los usuarios:

 

Lanzamiento de Ciudatos en Colombia: la información como bien público

“Queremos que sean los mismos ciudadanos quienes generen oportunidades para lograr la equidad” (@FundaciónCorona)

El Fondo Acelerador de Innovaciones Cívicas se basa en la hipótesis de que, en el contexto regional de América Latina, las estrategias offline son fundamentales para que las tecnologías cívicas, desarrolladas en general como plataformas online, puedan impulsar la participación ciudadana, tengan mayor incidencia en las políticas públicas y mejoren la calidad de vida de las personas.

Con tres años de experiencias conjuntas del Fondo y de los proyectos que ha apoyado, y de la que hemos cosechado valiosos aprendizajes, nos acercamos más a la comprensión de qué es necesario para que las tecnologías cívicas generen un impacto real en la ciudadanía.

Por eso nos interesamos particularmente en la utilidad de una plataforma como Ciudatos. Esta iniciativa de datos abiertos, la primera de este tipo en Colombia, fue recientemente lanzada, bajo la coordinación de la Fundación Corona, por la Red Colombiana de Ciudades Cómo Vamos, una asociación que agrupa hoy numerosos programas locales con el propósito de registrar los cambios en la calidad de vida de las ciudades y generar información confiable, imparcial y accesible para el ciudadano respecto de indicadores de sustentabilidad urbana.

Desde sus inicios, la Fundación Corona (creada en 1963) ha manifestado su compromiso con la sociedad colombiana. Sus acciones están centradas en ejes tales como la movilidad social, la educación orientada a la ciudadanía, la confianza en las instituciones públicas y la creación de políticas públicas participativas.

Lanzamiento de Ciudatos

En este último eje se encuadra el esfuerzo de la Fundación Corona en desarrollar y promover la Red de Ciudades Cómo Vamos, que comenzó en Bogotá y que, gracias a la repercusión que alcanzó, se expandió a las 14 ciudades capitales y 15 municipios. El último encuentro se realizó el pasado 12 de abril en Bogotá y contó con la presencia de todos los miembros.

En las ciudades en las que opera la Red habita más de la tercera parte de la población colombiana. Así, todas las acciones para promover ciudadanías más informadas, responsables y participativas son políticamente relevantes y deben lograr una efectiva incidencia.

De este trabajo conjunto, se obtiene la información que anualmente publican los programas Cómo Vamos en las Encuestas de Percepción Ciudadana: en ellas se evalúan factores determinantes para la vida urbana. Por tratarse de un trabajo coordinado entre fuentes locales y nacionales, los Informes de Calidad de Vida recopilan indicadores de muchísimo valor para la democracia.

Los informes son una mina de oro de información histórica, pero el problema que se plantea es cómo lograr que el ciudadano acceda a toda esta información dispersa y diversa. Así, la Red pensó en desarrollar una plataforma de datos abiertos que asegure el acceso a la información y la libre consulta.

Ciudatos nació gracias a la alianza con dos actores claves del ecosistema de Datos Abiertos en la región: Codeando México y Appcivico.com. Como se trata de dos organizaciones muy experimentadas en el desarrollo de tecnología cívica, fomentaron que el diseño de las plataformas fuera participativo: Ciudatos se creó en reuniones con líderes y representantes de los gobiernos y de la sociedad civil. La plataforma permitirá el posicionamiento a nivel nacional, no solo frente a la ciudadanía, sino también frente a otras administraciones que aún no participan de la Red.

Presentación de la plataforma Ciudatos

Detrás de Ciudatos hay una idea muy clara: los datos de la calidad de vida y del progreso social son relevantes para el ciudadano, y deben llegar a sus manos. Para ello, en los eventos, en las campañas, en las redes, los datos abiertos se comunican en un lenguaje cotidiano, se cuentan en forma de historias: se formulan sencillamente, pero se tratan como temas prioritarios. La información se transforma en verdadero bien público.

The AVINA-Omidyar Civic Innovation Accelerator Fund shares its “Lessons Learned”

CIVIC TECHNOLOGIES AS TOOLS FOR CHANGE: IS BALANCE BETWEEN ONLINE AND OFFLINE ACTIONS A NECESSARY CONDITION TO ACHIEVE SOCIAL CHANGE THROUGH CIVIC INNOVATIONS?

Three years after its creation, the AVINA-Omidyar Civic Innovation Accelerator Fund has proved to be a catalyst for thriving experiences of technological innovations for social change in the region. It has turned into a very influential component in the ecosystem of civic technologies, encouraging creation, development and sustenance of civic applications created by regional organizations, which have leveraged that momentum to grow and have an impact in Latin American reality.

This report showcases the lessons learned in these three years of the Civic Innovation Accelerator Fund, the product of the alliance between the AVINA Foundation and Omidyar Network. These lessons help answer questions on the specific impact and weight of online (direct use of the platform) and offline (indirect use of the platform) actions.

Issues covered in the paper

a) First, the report provides an original answer to the often-asked question about what civic technologies are used for. And it does this focusing on the Fund’s area of influence: the vast and heterogeneous region of Latin America.

The Fund has undertaken the task of reviewing a series of cross-cutting concepts which are part of the ecosystem, and this section shares some conclusions (even those which are still but incipient and partial). “Considering the joint experience of the Fund and its projects, which has shed many lessons, it is possible to put forward today a contribution to the debate about what is needed in order for civic technologies to achieve a real impact among citizens”.

b) The second section delves into citizen participation from a theoretical perspective, in order to understand the conceptual framework in which civic technologies work and the impact they have (if any) on those civic involvement and control processes. Besides, it also weighs online-offline strategies in civic innovation projects. It surveys the most relevant literature on these issues. Finally, in a conceptual framework, the section illustrates the concepts which provide the theoretical foundation for the Fund’s intervention and justify the need to articulate online and offline actions in civic innovation projects.

c) In the third section, it discusses how the impact of civic technologies should be consolidated. Here, it presents the theory of change as it was originally envisaged. This relates to the way in which the Fund has outlined the articulation of online/offline processes.

Why is a Theory of Change needed? For civic technologies to make a leap in terms of results and promote real transformations and social change in their ecosystem. “The goal is for the technological platform to turn into a strategic tool for citizen-government articulation and dialogue and for the streamlining and implementation of actions, practices and public policies which make a relevant contribution to the citizen’s quality of life”.

The Accelerator Fund’s three years in the region make it possible for it to review its Theory of Change and revisit a series of lessons which could be turned into a significant contribution towards answering the above questions. For that reason, this section presents the revised Theory of Change and the types of online and offline strategies identified as needed in each level. It also presents a summary of the evidence gathered when assessing projects which provide an empirical foundation to the lessons.

The Community of Practice at a workshop

The Community of Practice at a workshop

After this stage of correction and revision, always based on data gathered through intensive assessments of all projects, it is possible to identify three fundamental aspects in the design and development of civic technologies: 1) the identification of a problem for society and citizens; 2) the development of a prototype designed based on citizen demands; and 3) the consolidation of strategic partnerships.

These three actions are illustrated with successful cases taken from the experience of the Fund’s projects.

d) The last section reviews the main future challenges of the civic applications to be developed in the region. However, it does not try to posit unmanageable or impossible challenges. Rather, after covering this part of the journey, the Fund has managed to survey the true challenges facing civic technology projects in our countries.

These three years of experience also make it possible to orient the answer for the initially-stated hypothesis: “Offline strategies are fundamental and necessary in order for civic technologies (online platforms) to act as catalysts of citizen participation, to have an effect on public policies and to improve people’s lives”. The report is, ultimately, a comprehensive answer to this question.

We are pleased to share this complete research with you:

Lessons Learned Paper 2016

El Fondo Acelerador de Innovaciones Cívicas presenta las “Lecciones Aprendidas”

LAS TECNOLOGÍAS CÍVICAS COMO HERRAMIENTAS DE CAMBIO:

¿EL EQUILIBRIO DE ACCIONES ONLINE-OFFLINE, UNA CONDICIÓN SINE QUA NON PARA LOGRAR CAMBIO SOCIAL A PARTIR DE INNOVACIONES CÍVICAS?

Tras tres años de existencia, el Fondo Acelerador de Innovaciones Cívicas de Fundación AVINA y Omidyar Network ha probado ser un catalizador de pujantes experiencias de innovación tecnológica para el cambio social en la región. Ha logrado ser un integrante muy influyente del ecosistema de las tecnologías cívicas, alentando la ideación, el desarrollo y el mantenimiento de aplicaciones cívicas creadas por organizaciones de la región que han aprovechado el impulso para crecer e incidir en la realidad latinoamericana.

Este informe presenta los aprendizajes de 3 años de vida del Fondo Acelerador de Tecnologías Cívicas, fruto de la alianza entre Fundación AVINA y Omidyar Network. Estas lecciones contribuyen a responder a la pregunta sobre el impacto y el peso específico de las acciones online (uso directo de la plataforma) y offline (uso indirecto de la plataforma).

¿Qué temas desarrolla el paper?

a) En primer lugar, el informe da una respuesta original a la tantas veces formulada pregunta de para qué sirven las tecnologías cívicas. Y lo hace enfocándose en el contexto de acción del Fondo, que es ni más ni menos que la vasta y disímil América Latina.

El Fondo se ha tomado la tarea de revisar una serie de conceptos transversales que forman parte del ecosistema y en este apartado comparte algunas de las conclusiones (aun aquellas todavía incipientes y parciales). “A la luz de la experiencia conjunta del Fondo y sus proyectos, de la que se han recogido muchos aprendizajes, es posible proponer hoy una contribución al debate acerca de qué es necesario para que las tecnologías cívicas generen impacto real en la ciudadanía”.

b) En el segundo apartado, indaga sobre la participación ciudadana desde una perspectiva teórica para comprender el marco conceptual en el que se insertan las tecnologías cívicas y su impacto (si es que lo tiene) en dichos procesos de involucramiento y control cívico. Además, sopesa, una vez más, las estrategias online-offline en los proyectos de innovación cívica. Repasa la bibliografía más relevante sobre estos temas. Finalmente, en un esquema conceptual, ilustra los conceptos que dan sustento teórico a la intervención del Fondo y fundamentan la necesidad de articular acciones online y offline en proyectos de innovación cívica.

c) En el tercer apartado, intenta responder cómo consolidar el impacto de las tecnologías cívicas. Aquí presenta la teoría del cambio en su versión original. Se trata de la forma en la el Fondo ha delineado articulación de procesos online/offline.

¿Para qué una Teoría del Cambio? Para que las tecnologías cívicas puedan dar un salto en materia de resultados y promuevan verdaderas transformaciones y cambio social en su ecosistema. “El objetivo es que la plataforma tecnológica se convierta en una herramienta estratégica para el diálogo y la articulación ciudadano-gobierno y para el perfeccionamiento e implementación de acciones, prácticas y políticas públicas que contribuyan de forma relevante a mejorar la calidad de vida del ciudadano.”

El recorrido de tres años del Fondo Acelerador en la región le permite hoy revisar su Teoría del Cambio y recuperar una serie de aprendizajes que pueden constituirse en un aporte significativo para así dar respuesta a los interrogantes presentados. Por ello, en este mismo apartado se presenta la Teoría del Cambio revisada y la tipología de acciones online y offline identificadas como necesarias en cada uno de los niveles. También se resume la evidencia recabada en la evaluación de los proyectos que dan soporte empírico a los aprendizajes.

Tras esta etapa de corrección y de revisión, basada siempre en los datos recabados tras la intensiva evaluación de todos los proyectos, se identifican tres aspectos fundamentales del diseño y desarrollo de las tecnologías cívicas: 1) la identificación de una problemática social y ciudadana; 2) el desarrollo de un prototipo diseñado a partir de las demandas de la ciudadanía y 3) la consolidación de alianzas estratégicas.

La Comunidad de Práctica en una de sus reuniones de trabajo

La Comunidad de Práctica en una de sus reuniones de trabajo

Estas tres acciones se ilustran con acertados casos tomados de la experiencia de los proyectos del Fondo.

d) El último apartado repasa los principales desafíos que tienen en el futuro las aplicaciones cívicas que se desarrollen en la región. Pero no intenta postular retos inabarcables o imposibles. Por el contrario, recorrida esta parte del camino, el Fondo ha logrado reunir los verdaderos retos que enfrentan los proyectos de tecnologías cívicas en nuestros países.

Este aprendizaje de tres años permite además orientar la respuesta de la hipótesis inicial planteada: “Las estrategias offline son determinantes y necesarias para que las tecnologías cívicas (plataformas online) puedan catalizar la participación ciudadana, incidir en políticas públicas y mejorar la calidad de vida de las personas”. El informe es, en última instancia, una completa respuesta a esta interrogante.

Los invitamos a disfrutar de esta completa investigación:

Paper de Lecciones Aprendidas 2016

Webinar: Avances y desafíos del reporte ciudadano en América Latina

Las plataformas tecnológicas son una vía muy eficaz para reportar los problemas de una comunidad y controlar la intervención de las autoridades para solucionarlos. Estas iniciativas contribuyen a mejorar los servicios públicos de una ciudad y, por lo tanto, a simplificar la vida de sus habitantes. Además, aseguran la transparencia y la rendición de cuentas, dos instancias fundamentales para construir la confianza de los ciudadanos en las instituciones públicas.

La Alianza para el Gobierno Abierto (en inglés, Open Government Partnership) y el Banco Mundial invitan a participar de este webinario en la que los propios protagonistas narrarán la experiencia de dos organizaciones en el desarrollo de plataformas de reporte ciudadano. Mario Roset (de Wingu) y Sebastián Pilo (de ACIJ) hablarán sobre los desafíos y los logros de la plataforma Caminos de la Villa.

La colaboración de los vecinos fue fundamental para el desarrollo de Los Caminos de la Villa

La colaboración de los vecinos fue fundamental para el desarrollo de Los Caminos de la Villa

La iniciativa de Caminos de la Villa, de la que ya les hemos hablado en esta nota, es producto del trabajo conjunto entre ACIJ, Wingu y el Fondo Acelarador de Innovaciones Cívicas, con la activa colaboración de las juntas vecinales, organizaciones sociales y referentes barriales de cinco villas de la ciudad.

Gracias a la creación de Caminos de la Villa, se mapearon cinco villas de Buenos Aires.

Gracias a la creación de Caminos de la Villa, se mapearon cinco villas de Buenos Aires.

Por otro lado, Eduard Martín-Borregón expondrá la experiencia de PODER, y sobre cómo trabaja para crear un movimiento ciudadano para la transparencia y la rendición de cuentas empresarial.

Dos preguntas guiarán las exposiciones de los especialistas: (1) ¿Cómo obtener suficiente volumen de datos por parte de los ciudadanos? (2) ¿Cuando hay participación y muchos datos, cómo lograr cambio y la incidencia en base a esos datos? ¿Qué mecanismos y estrategias encontramos que hayan sido de utilidad?

¿Cuándo? Jueves 7 de abril de 2016 11H00′ ART – 12H00′ ART

¿Cómo? Solo tienes que registrarte aquí y estarás participando, desde donde estés.