El Fondo Acelerador de Innovaciones Cívicas presenta las “Lecciones Aprendidas”

LAS TECNOLOGÍAS CÍVICAS COMO HERRAMIENTAS DE CAMBIO:

¿EL EQUILIBRIO DE ACCIONES ONLINE-OFFLINE, UNA CONDICIÓN SINE QUA NON PARA LOGRAR CAMBIO SOCIAL A PARTIR DE INNOVACIONES CÍVICAS?

Tras tres años de existencia, el Fondo Acelerador de Innovaciones Cívicas de Fundación AVINA y Omidyar Network ha probado ser un catalizador de pujantes experiencias de innovación tecnológica para el cambio social en la región. Ha logrado ser un integrante muy influyente del ecosistema de las tecnologías cívicas, alentando la ideación, el desarrollo y el mantenimiento de aplicaciones cívicas creadas por organizaciones de la región que han aprovechado el impulso para crecer e incidir en la realidad latinoamericana.

Este informe presenta los aprendizajes de 3 años de vida del Fondo Acelerador de Tecnologías Cívicas, fruto de la alianza entre Fundación AVINA y Omidyar Network. Estas lecciones contribuyen a responder a la pregunta sobre el impacto y el peso específico de las acciones online (uso directo de la plataforma) y offline (uso indirecto de la plataforma).

¿Qué temas desarrolla el paper?

a) En primer lugar, el informe da una respuesta original a la tantas veces formulada pregunta de para qué sirven las tecnologías cívicas. Y lo hace enfocándose en el contexto de acción del Fondo, que es ni más ni menos que la vasta y disímil América Latina.

El Fondo se ha tomado la tarea de revisar una serie de conceptos transversales que forman parte del ecosistema y en este apartado comparte algunas de las conclusiones (aun aquellas todavía incipientes y parciales). “A la luz de la experiencia conjunta del Fondo y sus proyectos, de la que se han recogido muchos aprendizajes, es posible proponer hoy una contribución al debate acerca de qué es necesario para que las tecnologías cívicas generen impacto real en la ciudadanía”.

b) En el segundo apartado, indaga sobre la participación ciudadana desde una perspectiva teórica para comprender el marco conceptual en el que se insertan las tecnologías cívicas y su impacto (si es que lo tiene) en dichos procesos de involucramiento y control cívico. Además, sopesa, una vez más, las estrategias online-offline en los proyectos de innovación cívica. Repasa la bibliografía más relevante sobre estos temas. Finalmente, en un esquema conceptual, ilustra los conceptos que dan sustento teórico a la intervención del Fondo y fundamentan la necesidad de articular acciones online y offline en proyectos de innovación cívica.

c) En el tercer apartado, intenta responder cómo consolidar el impacto de las tecnologías cívicas. Aquí presenta la teoría del cambio en su versión original. Se trata de la forma en la el Fondo ha delineado articulación de procesos online/offline.

¿Para qué una Teoría del Cambio? Para que las tecnologías cívicas puedan dar un salto en materia de resultados y promuevan verdaderas transformaciones y cambio social en su ecosistema. “El objetivo es que la plataforma tecnológica se convierta en una herramienta estratégica para el diálogo y la articulación ciudadano-gobierno y para el perfeccionamiento e implementación de acciones, prácticas y políticas públicas que contribuyan de forma relevante a mejorar la calidad de vida del ciudadano.”

El recorrido de tres años del Fondo Acelerador en la región le permite hoy revisar su Teoría del Cambio y recuperar una serie de aprendizajes que pueden constituirse en un aporte significativo para así dar respuesta a los interrogantes presentados. Por ello, en este mismo apartado se presenta la Teoría del Cambio revisada y la tipología de acciones online y offline identificadas como necesarias en cada uno de los niveles. También se resume la evidencia recabada en la evaluación de los proyectos que dan soporte empírico a los aprendizajes.

Tras esta etapa de corrección y de revisión, basada siempre en los datos recabados tras la intensiva evaluación de todos los proyectos, se identifican tres aspectos fundamentales del diseño y desarrollo de las tecnologías cívicas: 1) la identificación de una problemática social y ciudadana; 2) el desarrollo de un prototipo diseñado a partir de las demandas de la ciudadanía y 3) la consolidación de alianzas estratégicas.

La Comunidad de Práctica en una de sus reuniones de trabajo

La Comunidad de Práctica en una de sus reuniones de trabajo

Estas tres acciones se ilustran con acertados casos tomados de la experiencia de los proyectos del Fondo.

d) El último apartado repasa los principales desafíos que tienen en el futuro las aplicaciones cívicas que se desarrollen en la región. Pero no intenta postular retos inabarcables o imposibles. Por el contrario, recorrida esta parte del camino, el Fondo ha logrado reunir los verdaderos retos que enfrentan los proyectos de tecnologías cívicas en nuestros países.

Este aprendizaje de tres años permite además orientar la respuesta de la hipótesis inicial planteada: “Las estrategias offline son determinantes y necesarias para que las tecnologías cívicas (plataformas online) puedan catalizar la participación ciudadana, incidir en políticas públicas y mejorar la calidad de vida de las personas”. El informe es, en última instancia, una completa respuesta a esta interrogante.

Los invitamos a disfrutar de esta completa investigación:

Paper de Lecciones Aprendidas 2016